Ser mamá y ábritro. “A los cuarenta días de su nacimiento, ya estaba entrenando para volver”

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

Vivian García, es la mujer árbitro que se encuentra del básquetbol charrúa en estos momentos. Su llegada a la elite se interrumpió por el nacimiento de un hijo y debió adaptarse para continuar en el progreso de la carrera impartiendo justicia. 

Vivian-García2-960x390

 

No es fácil ser mamá, tampoco ser árbitro. Si no me creen pregúntenle a Vivian García que consiguió llegar a la elite del básquetbol uruguayo algunos meses antes de quedar embarazada. Aunque las distancias son más cortas en Montevideo, el hecho de contar con un triple arbitraje marca una ventaja. Ella debió adaptarse a sus colegas y al entorno que rodea un partido de la liga uruguaya, siempre imponiendo un estilo.

Atrás quedó la imborrable gestación de una vida, pero se mantiene la complejidad para adaptar los tiempos de dos responsabilidades muy importantes: un hijo y el básquetbol.

¿Cuándo comenzó esta experiencia en la Liga Uruguaya?

Ya estoy en mi segunda temporada. En realidad, subí en 2012 pero no pude arbitrar porque estaba embarazada y comencé en la 2013/14.

¿Y cómo es el trato dentro y fuera del campo de juego para una mujer árbitro?

Se lleva bien porque con el correr de los años me conocen bastante. Quizás las protestas no son por el género sino por los fallos arbitrales.

¿Te parece positivo que haya tres árbitros durante toda la temporada?

Para mí es muy positivo. Con el doble arbitraje quedan lugares de la cancha difíciles de observar, por eso con el triple arbitraje tenemos la ventaja de que no haya ninguna zona descubierta. Nosotros no sólo lo aplicamos en primera sino que en el Metropolitano y en el DTA también se arbitra de la misma manera. Eso nos juega a favor a la hora de llegar a la elite del básquetbol uruguayo.

¿Y cómo surgió esta posibilidad de arbitrar?

Fue por una falta de conocimiento de las reglas de juego. Me interesaba conocer el reglamento y tenía la posibilidad de realizar el curso de entrenadora o de árbitro, pero me interesó más el arbitraje aunque, en realidad, no sabía si iba a poder aplicarlo o si me gustaba. Lo que quería era conocer el reglamento y como aficionada no protestar determinadas situaciones pero estoy dentro de una cancha de básquetbol desde que soy niña.

Fuiste mamá hace muy poco tiempo pero seguiste adelante, ¿sentís que un hijo es una responsabilidad tan grande como el básquetbol?

Sí, sin dudas. En mi caso, a los cuarenta días de haber nacido mi hijo, ya estaba entrenando para regresar a la cancha. Es una necesidad que tuve durante el tiempo de embarazo y que me mantuve fuera del arbitraje.

¿Y cómo era un día tuyo entre el nacimiento y comenzar a entrenar para regresar?

Durmiendo muy poco, decidí estar en el primer año de su vida dedicada a él y al básquetbol. Me repartía los tiempos porque los entrenamientos eran de noche. Además, me costó bastante ponerme bien físicamente porque durante el embarazo engordé mucho y había que estar en forma rápidamente. También conseguir quién lo cuide y salir a entrenar, fueron cosas muy nuevas porque tener un hijo no era algo tan sencillo como parecía.

¿Observas muy lejos tu salto al nivel internacional?

Ya estuve en dos campeonatos, un U15 y un Sudamericano de mayores a nivel de clubes, ambos en Ecuador. Fue una experiencia muy linda aunque sí aspiro a estar en los torneos de Sudamérica nuevamente para seguir avanzando.

¿Cómo repercuten las críticas hacia vos luego de los partidos?

Siempre está el apoyo de la familia o alguien que haya estado en el encuentro para observar cómo sucedieron las cosas. Es muy difícil que todo el mundo entienda por qué sancionamos o no determinadas situaciones que para algunos son obvias o trascendentes. Aunque si está el apoyo de la familia o de los colegas se digiere mejor. Yo tuve algún episodio en el Metropolitano donde me hicieron llegar las comentarios y es algo difícil.

¿Te han gustado los cambios que se han realizado en los últimos años?

A mí me gustaron todos los cambios que se hicieron siempre que favorecen al dinamismo del juego. Cuesta un poco asimilarlos pero son para mejorar el juego y no esté tanto tiempo detenido.

A partir de tu caso, ¿podría ser el inicio para que arbitren otras compañeras tuyas en la liga?

Hubo una mujer en la primera categoría pero lo observaría muy bien porque son mis amigas aparte. Sería un avance tremendo. Creo que no va a pasar mucho tiempo para que aparezcan otras chicas en el arbitraje de primera. Imagino que el respaldo de tu marido es fundamental. Claro, es árbitro también (NdR: Diego Ortíz). Ascendió unos cuantos años antes que yo. Es un apoyo tremendo, sin él no sería tan fácil llevarlo.

Habrá sido bastante difícil adaptar los horarios de cada uno para cuidar a su hijo.

Sí, muy difícil. Los tiempos fueron bastante complejos porque a veces los dos teníamos designados partidos en distintos lugares y al mismo horario, pero ahora mi hijo va a una cancha de básquetbol y se enloquece. Ya es algo normal, está dentro de la cancha desde que nació.

Por Sebastián Saijo – Reloj de 24 sebastiansaijo@relojde24.com Twitter: @Relojde24 Foto: Antonio Scuro – www.fotografiascuro.com

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *