Sebastián Uranga: “Hay que fortalecer y recuperar la pasión de los educadores para poder trasmitírselo más a los pibes”

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

En el marco del Sudamericano U17, jugado en Chaco, LN tuvo un mano a mano con el entrenador Sebastian Uranga, entrenador de la selección Argentina U15 y a cargo del Plan Altura. Un recorrido por la actulidad de la formación en el país post Generación Dorada y transición CABB, el desarrollo de jugadores, entre otros tomas sobre los que Uranga deja reflexiones sin desperdicio y para el debate. 

uranga

 

Una vez le preguntaron a José Pekerman, cuando dirigía a las selecciones formativas, si le gustaba más dirigir menores o profesionales, y él contestó que le gustaba más trabajar con los chicos, porque todavía se podía cambiar algo. ¿Qué pasó en tu caso, después de pasar a dirigir formativas, tras tantos años de liga?
S.U No siento tanto la diferencia, porque en realidad creo que siempre que uno dirige un equipo tiene que estar tratando de mejorar al jugador, sea mayor o sea joven. Yo a los jóvenes los trato como mayores, desde el punto de vista que trato antes que nada entenderlo, a partir de allí exigirle, estar cerca de ellos; tengo una forma de conducción muy cercana. Me parece que ver mejorar un jugador, sea mayor o sea joven es tan importante, tan lindo y tan satisfactorio como ser campeón, no he sentido una gran diferencia.
Ustedes vienen a agarrar una camada, de alguna manera post Generación Dorada, y se está hablando mucho de estos chicos, ¿cómo manejan ustedes este lugar donde se puso la vara, para con los chicos?
S.U Esto tiene dos aristas, una es que la GD nos ha enseñado muchísimas cuestiones de caminos a recorrer, básicamente las cuestiones que tienen que ver con el esfuerzo, con el amor, la motivación, siempre querer ser un poco mejor, también nos ha mostrado formas de jugar, de entrenar, el valor del que el todo es más importante que uno, que el objetivo grupal está infinitamente por encima de lo individual, muchas cosas que tenemos que tratar de entender.
Si los entornos de los jugadores creen que van a tener en cada pibe, un Ginobili, un Nocioni, primero que se van a estar equivocando, y si quieren ver el lado positivo, traten de incentivarlo, que el chico suba su cantidad de horas de trabajo y apoyarlo realmente, y no exigirles cosas que no son.
Después de esta maravillosa generación que hemos tenido tanto tiempo, que considero los padres de todo: periodismo, dirigentes, de todo, mejor es no comparar porque nos vamos a equivocar. La GD, independientemente del inmenso talento que han tenido, primero de madres que parieron esos jugadores y después de todo lo que fue su escalera de crecimiento que fue perfecta hasta desde lo geopolítico, prácticamente es irrepetible. Y no la generación, porque Dios quiera que volvamos a tener una generación así, sino todo lo que le sucedió alrededor: llegar cien por ciento dentro de una liga nacional, tener referentes dentro de sus clubes que los ayudaron, que cuando estaban llegando al techo de nuestra competencia apareció Bosman (*) que dio la posibilidad de los pasaportes comunitarios y se fueron a Europa a equipos de primer nivel, que cuando estaban allá, se abrió más la NBA , y sucedió que se dividió Yugoslavia y los debilitó durante una década o más. Se dieron muchísimas cosas para que esa GD suceda; entonces si pensamos en eso, son variables que no manejamos. Las únicas variables que manejamos es tratar de inculcar esos valores que tiene la GD, que tan feliz nos ha hecho a todos, demostrando que siendo de carne y hueso se puede hacer, que siendo argentinos se puede hacer, y tratar de llevarlo a la práctica.
Todos saben lo que ha pasado en la Confederación hace un año, y estamos tratando de manejarnos dentro de lo que podemos, y que crezca día a día, por el bien del básquet, no hay otro objetivo que tratar de estar todos los días un poco mejor.
Y a veces esta pregunta las responden ellos mismos, cuando le hacen un reportaje: Scola, Manu: acá lo más importante es lo que hagamos de acá a diez años, no lo que puntualmente resolvamos ahora.
Teniendo en cuenta esto, ¿con qué escenario internacional se encuentra el trabajo formativo de Argentina, proyectándose de acá a unos años?
S.U Creo que Argentina tiene un piso formativo alto, a pesar de que a uno le gustaría muchas veces que las cosas estén mejor, creo que el entrenador formativo que hay en general en el país, en cada pueblo, o ciudad donde haya un club de básquet, siempre está tratando de ayudar. Hay que fortalecer y recuperar la pasión de los educadores para poder trasmitírselo más a los pibes. La pasión es la clave en esta historia, está por delante de lo académico, es más, hoy los entrenadores argentinos están académicamente más formados que hace 20 años atrás. Si nosotros terminamos de pulir o recuperar algunas cuestiones de pasión, ese piso alto lo vamos a mantener.
Respecto al contexto, creo que no podemos hacer nada con estas ligas del mundo que antes contrataban jugadores argentinos, han cambiado sus reglamentaciones, muchas cosas, por lo cual no es tan sencillo. Pero se puede hacer un buen trabajo de base, un trabajo anual, donde todos los ítems fundamentales de una carrera formativa se pueden atender, y entendiendo que los jugadores son productos del medio en el que se desarrollan. Nosotros trabajamos en base a políticas o proyectos territoriales para mejorar cada uno de los medios, o el medio general de hecho, y vamos a tener una situación interna en la que nos vamos a ser todos beneficiados; entonces es un trabajo de todos, no es tarea de ningún iluminado.
Más allá que actualmente en la CABB uno hace, transversalmente otras tareas también, puntualmente si subimos los promedios de altura de todas las selecciones de acá en adelante, esto no es obra de un iluminado que le toco agarrar el plan Altura, sino que todos entendimos, a todos nos cayó la ficha, todos debatimos sobre el tema y empezamos a actuar en consecuencia
¿Cómo se hace, teniendo en cuenta este momento político de la CABB, para trasladar ese proyecto hacia las Federaciones, y después a los clubes?
S. U En referencia a lo político, nosotros estamos ocupando espacio de gestión profesional, no tenemos nada que ver con las cuestiones políticas que van a transcurrir en los próximos meses. Respecto a lo demás, se ha tratado de avanzar en la descentralización con todo lo que son los planes y proyectos. Hay un plan, incipiente que no está al cien por ciento cubierto, pero que se tratará de cubrir todo el país, con entrenadores provinciales trabajando con manual de funciones o procedimientos, tratar de ir teniendo todos una misma idea con respecto a lo que vamos queriendo, en definitiva es tratar de aumentar esa base de sustentación para así hacer algo, que para mi es un ítem fundamental de cualquier carrera formativa que es el control y seguimiento anual permanente. No nos sirve de nada hoy, citar a la clase 2002 en septiembre y después en enero vemos si mejora o no, el tema es más cotidiano, estar encima ver si está trabajando o no. No imponiendo nada, sino tratar de tener un contacto fluido con el entrenador.
El plan Altura tiene tres ítems fundamentales, y para mi el desarrollo en general. Primero el rastrillaje, tenemos que conocer más el país, ya nos toco realizar una cosa heterodoxa de la cual hubo una respuesta muy grande en el país, y nos dimos cuenta que tenemos un país muy grande y tenemos que seguir buceando en formas de llegar a cada uno de los rincones.
Segundo, creemos que es fundamental que los chicos se mantengan en su lugar de origen, exceptuando casos muy extraordinarios de medios que no tienen ningún tipo de desarrollo, que el chico llega al techo o tiene una limitación muy temprana, en el 99 por ciento de los casos los chicos se tienen que quedar en su casa mucho más tiempo. Esto de que haya pibes de 16, 15 y 14 años -en algunos casos -yéndose a mil kilómetros de distancia la verdad a mi me abruma y me asusta, y desde la CABB,  en mi caso en particular no pienso mover un dedo para que se mueva a ningún chico porque creo que los chicos tienen que quedarse en su casa, en su colegio, con sus amigos, en su club y con entrenadores entusiastas que los estén ayudando a mejorar, todo un entorno que lo ayuda a mejorar.
Y el tercer ítems fundamental es que nosotros estamos para ayudar, para hablar con los entrenadores, si se puede hacer algo con los clubes y tratar de hacer un trabajo en conjunto porque iluminados no hay, salvadores no hay, quien sepa todo no existe, nadie tiene la verdad revelada, todos tenemos que tratar de ayudar.
Lo central de esto es, en lo individual mejorar cada chico y en lo grupal que toda esa mejora individual lleve a que grupalmente tengamos una base de sustentación más grande que es el básquet argentino.

sebasti__n_uranga_presentaci__n
Se esta viendo a los ex jugadores, en general no solo a nivel local, sino también internacional que, a diferencia de otros momentos en que elegían ser entrenadores, ahora se están vinculando más a lo dirigencial, a lo estructural
S.U En el mundo esto se ve hace mucho tiempo, la NBA está repleto de ex jugadores, más allá de los dueños. A partir de ahí la figura de manager casi siempre se ocupa con ex jugadores o entrenadores. A mi me parece una parte más. El deporte es de los clubes, el básquet es de los clubes, de los entrenadores, de los árbitros, de cada uno de los estamentos, es de todos. Aca lo importante no es que fuiste antes, ni que sos ahora, sino que tengas –para mí- tres condiciones fundamentales: deseo, mucho deseo de que esto crezca, segundo pensar en el bien común no en el personal, y la tercera que tengas sentido común. Cubriendo esos tres puntos no tenes otra chance que crecer; después podemos decir cuánto vamos a mejorar, que eso depende de otras cuestiones. Quien tenga ese tipo de ganas de sumarse a esa relación de crecimiento, de construcción, bienvenido sea. El problema es que a veces no hay tanto deseo, a veces se piensa bastante poco en el bien común, y a veces no tenemos lógica.
Se habló mucho de los programas de desarrollo que se comenzaron a ver desde hace un tiempo, el Plan Altura, los Campus de Desarrollo, y la Liga de Desarrollo, por ahí esta última fue la que más controversia generó en los clubes. ¿Cómo ves este programa?
S.U Yo no puedo hablar de la Liga de Desarrollo, porque la maneja la Asociación de Clubes, y la CABB no tiene absolutamente nada que ver. Estamos en esta situación, dentro los próximos 60 o 90 días de cuestión política, y en este momento estoy trabajando en la CABB, la verdad no es mi deber, ni me corresponde, sería además un irrespetuoso si opino sobre la cuestión, más allá de que tengo mi opinión formada
Básicamente, creo que cada vez que se juege más es mejor, pero como todo habría que analizarlo profundamente, y tratar de hacerlo mejor. La verdad es que es una picardía, pero deberíamos trabajar más en conjunto lo que es Asociación de Clubes, que es la liga y la Confederación Argentina de Basquet, esperemos en un futuro bien cercano esto se pueda dar.
¿Cómo estás viste el nivel del sudamericano, en general?
SU. Lo que me pasa con estos torneos, con esta clase par ( y parece una pavada lo que voy a decir, pero es para que la gente lo entienda) la clase par recién comienza con su competencia internacional a esta edad, y esto le da un par de años de atraso en este tipo de competencia, porque si vos vieras un campeonato U16 te parecería de mejor nivel, porque ya traen la competencia, dado que las clases impares empiezan desde U15 y esta comienza en U17. Se ve mucha diferencia, más allá que se ven equipos que son admirables. Vos ves jugar a Chile y la verdad es que hay que felicitarlos, y parecería que termina siendo un torneo de dos equipos.
Puntualmente, con la selección Argentina, estamos en presencia de un buena clase que habrá que desarrollar, con mucha gente grande, que dadas estas circunstancias no se la pudo tener involucrada años anteriores. No es diferente a lo que esperaba el nivel, con esta particularidad de que si estos equipos hubieran empezado a trabajar dos o tres años con su grupo de selección hoy tendrían un desarrollo mejor del que tienen, me parece que nos estamos atando demasiado al calendario internacional y deberíamos salir un poquito y empezar a juntarlos más temprano.
De hecho, Argentina empieza en este año a juntar la clase 2000 para empezar dos años antes de lo que sería un Sudamericano U17, con una primera temporada de desarrollo definido, de acá hasta julio del año que viene. Esto no es algo que esté resuelto, pero calculo que se va a debatir dentro de la nueva CABB cuando este institucionalizada nuevamente; a partir del Argentino U13, los equipos tienen que comenzar a juntar sus clases, porque si es dejar pasar mucho tiempo. Las clases impares empiezan en una buena edad, pero terminan temprano, y las clases pares empiezan tarde y terminan a los 19 años, después ya son mayores, es otra situación.
Hay que acomodarlo un poquito, poner un círculo formativo de cuatro a cinco años de selección, porque además las selecciones juegan con algo que es el factor más motivante que tiene un pibe; sea local, provincial o nacional, esto podría ayudar a todo el entorno, sería un círculo virtuoso

arg-uru 1
Se habla hoy ,todavía mucho sobre el antagonismo de ganar y formar -no siempre por el entrenador- pero es una cuestión que genera problemas en la formación.
S.U Es un tema amplio. A mí me encanta ganar, pero no me importa absolutamente nada perder cuando trabajo pensando que estoy desarrollando chicos. Ganar tiene solo como contra perder, el éxito tiene como contra fracasar, pero el único éxito que existe es el de formar jugadores, no hay campeonato que sirva.
Un entrenador serbio, hace unos años atrás ganó un torneo europeo de U16, y viene una periodista, le hace una nota, le dice felicitaciones por el éxito, y él dice qué éxito, ella responde el de ser campeones, a lo que él respondió: no, ganamos nomas, éxito es si estos jugadores llegan a jugar en la selección mayor.
Si, estamos formando jugadores con la proyección de selección mayor, pero son decisiones que hay que tomar. A mí ni siquiera me preocupa que un entrenador este muy preocupado en ganar, o que le hagan un punto menos, me preocupa la forma en que entrenamos para ganar y me parece que hay que aprender que casi siempre el perder es la mejor ayuda para crecer, para ganar; y a veces perder en una situación X del juego. Por ejemplo que a un grande yo lo hago defender a siete metros y lo van a pasar, si, de diez veces lo van a pasar diez, y si entreno con él dentro de unos meses lo van a pasar nueve, y así hasta que un día de diez no lo van a pasar más. Entonces ese chico perdió, perdió pero en realidad está ganando, y al mismo grande como no tiene tiro lo pongo abajo del aro, y agarra el rebote, y parecería que está ganando, pero en realidad está perdiendo.
Es un paradigma que debemos modificar, en un mal momento porque la locura general por ganar nos invade, pero que debemos defender, y los que tienen situaciones referenciales tienen que bajar todo el tiempo para poder entenderlo. Va a ser todo mucho más saludable, sino mira el entorno de las canchas la locura por ganar lo poco saludable que es.

(*) Ley Bosman

Entrevista: Mariana A. Alegre

Fotos: Newell’s Old Boys, Rosario (foto media) /CABB  (tapa)/ La Naranja esta en el Aire (Sudamericano. Caffaro)

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *