A pesar de la derrota, La Unión clasificó a semis de la Liga de Las Américas

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

La Unión de Formosa perdió 80-71 ante Soles de Mexicali en el cierre del Grupo A de la Liga de las Américas pero de todas formas consiguió clasificarse a las semifinales del torneo. El equipo argentino podía perder hasta por diferencia de 15 puntos, y como terminó perdiendo por 9 logró meterse en la siguiente instancia de la cita continental. Soles, su rival de hoy y anfitrión de esta zona, también se clasificó.

la u sol

Justin Keenan fue la figura del juego anotando 30 puntos para la victoria del cuadro local. En La Unión, dentro de un rendimiento irregular y ante un rival que le planteó un juego muy duro, se pueden destacar las labores de Alejandro Konsztadt (13 puntos), Alexis Elsener (14 tantos) y Torin Francis (15 puntos y 12 rebotes, no venía teniendo una gran noche pero anotó un doble determinante sobre el cierre).

A pesar del sufrimiento y todo el suspenso que se generó sobre el cierre, en ese momento tan determinante La Unión le puso el pecho a la situación y recuperó ese carácter que por momentos no pudo demostrar a través de su juego. Es cierto que no jugó bien, pero tuvo el orden para no salirse del rumbo, tuvo la calma de no desesperarse a pesar de los nervios existentes y la situación asfixiante, terminando de abrochar un éxito que dejará deudas en cuanto a su despliegue como equipo pero que de seguro cubré las expectativas de todo equipo ambicioso: actitud, corazón y frialdad para aguantar la embestida de un rival que hizo mejor las cosas.

Soles arrancó más metido. Si bien le tomó algo de tiempo encontrar puntos, pasaje inicial donde La Unión trató de sorprender, el elenco mexicano se mostró mucho más enfocado y supo encontrar mayor equilibrio. Los formoseños no pudieron seguirle el paso, erráticos, irregulares y apurados. El nerviosismo, la carga emocional y la tensión de saber que ambos se jugaban su clasificación incidió en el inicio.

El dueño de casa sacó mayor provecho de esa situación, porque La Unión cayó en ese círculo ansioso y cometió varias pérdidas innecesarias. Soles se adelantó 23-18 tras el primer capítulo, con Román Martínez y Justin Keenan como las grandes (y casi únicas) banderas locales en ataque.

Soles siguió explotando su efectividad y su defensa, llegando a tomar una renta de nueve (34-25) tras un bombazo de Meza. Pero La Unión fue mutando con el correr de los minutos, se serenó de a poco tras un pedido de minuto de Narvarte y encontró fluidez en el tiro perimetral, algo que en el capítulo inicial se le había negado.

Con los triples, la intensidad de Elsener, los aportes de Piñero, más un ingreso muy interesante de Sandrini, los argentinos remaron contra la corriente y Piñero clavó un triplazo que empató la historia en 37 al entrar al descanso largo. Si bien la primera mitad se caracterizó por algunos pasajes de desacierto y duras defensas que trabaron el trámite, el buen cierre con gol exterior en ambos equipos pronosticaba un complemento más nutrido.

Independientemente de mejorar su efectividad aún más en el tercer periodo, La Unión prácticamente no le pudo cambiar el trámite del juego a un local que siempre tuvo la iniciativa. Los mexicanos estuvieron muy compactos en el fondo, y de hecho propusieron una defensa tan física que incomodó a los argentinos. Por eso a pesar de algunos aciertos, un par de tiros externos, la evolución de Konsztadt cargándose la ofensiva y las punzantes llegadas de Elsener, la historia fue favoreciendo a Soles.

A La Unión le costó no tener a Francis en una noche aceitada en puntos, fuera de su buena tarea en rebotes. También es cierto que los de Narvarte pasaron buenos pasajes en defensa, pero ante el juego friccionado no pudieron combatir de igual a igual y los aztecas fueron tomando distancias.

Soles entró al último periodo 64-57 arriba, con La Unión acosando esa brecha y buscando el vuelco que le otorgase tranquilidad. Sin embargo los mexicanos siguieron sin demostrar grietas, y mientras la figura de Keenan creció la balanza se fue inclinando más y más sobre los dueños de casa. Encima, los errores de La Unión le pusieron muchísimo más suspenso a la historia.

Ese torbellino favorable a los mexicanos permitió que tomen una renta peligrosísima de quince (78-63) a menos de tres minutos. La Unión caminó por la cuerda floja, pero encontró algunos puntos alejados de Francis y de Konsztadt para reducir el margen y generar una ilusión que frenó el momento mexicano. Sobre todo porque Soles cometió una pérdida infantil por ocho segundos, con diferencia de nueve unidades y con respuesta de un doble clave por parte de Francis.

Ese doble de Francis, luchadísimo y entre varias manos mexicanas, terminó siendo determinante para poner el 80-71 a segundos del cierre y empezar a definir un final feliz para La Unión. La última quedó para Soles, pero ya sin mucho para cambiar. Terminó siendo 80-71 para los mexicanos, que consiguieron clasificarse a la próxima fase junto con La Unión. En el triple empate quedó afuera Aguada por diferencia de puntos.

Fuente: Lucas Leiva Basquet Plus. Foto y video: FIBA

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *