Amiconi: “la metodología de enseñanza que comenzó a utilizarse en Chaco es para imitar”

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

La Clínica Federativa, abalada por la CABB y la Escuela Argentina de Árbitros, realizada en Chaco el pasado fin de semana, contó con la presencia de árbitros y comisionados técnicos de Chaco, Formosa y Corrientes. La misma, dejó -entre otras cosas- buenas perspectivas de cara a la proyección de jóvenes árbitros chaqueños, producto de las últimas escuelas realizadas en el interior. El director nacional de la Escuela Argentina de Árbitros, Alejandro Amiconi, dialogó con LN, sobre el presente del arbitraje en la región.

amiconi 1

-¿Qué evaluación hizo de la clínica, en cuanto al nivel y cantidad de árbitros que convocó la misma?

La verdad quedé sorprendido por la convocatoria que hizo Héctor Wassinger, en lo que es la región NEA. Fundamentalmente, en el interior de Chaco. Encontramos árbitros con un perfil esperable, incluso para las competencias internacionales. No digo, en calidad técnica aún porque son chicos jóvenes, pero si en la presencia física. La selección que han hecho en este sentido para presentar árbitros con proyección o como talentos fue muy loable.

En cuanto a la cantidad fue una convocatoria muy interesante, con alrededor de 40 árbitros, Chaco, Corrientes y Formosa, que dijeron presente.

¿Cómo ve que Chaco, llevara adelante las escuelas de árbitros, más las clínicas y el campus que se realizó. Cómo contribuye esto al crecimiento y capacitación en el arbitraje?

El trabajo que se está haciendo en Chaco, primordialmente, y también en Corrientes con Américo Silva y Guido Estigarribia es importante. Muchos jóvenes están llegando a nuestras escuelas, incluso de género femenino, y esto es una mirada muy fuerte en relación al país en general. Chaco se caracterizó siempre por un buen trabajo con los árbitros, pero este último tiempo, además de la convocatoria en número, han hecho una reflexión en lo que es estrategias y tácticas de enseñanza y aprendizaje, que deberá se servir de ejemplo para el resto del país.

¿Cómo está el arbitraje en el NEA, respecto a cantidad y nivel?

Siempre faltan árbitros, fundamentalmente en las categorías formativas. Si bien hay planteles de experiencia a nivel primera división, a nivel formativo estamos en vacancia. Fundamentalmente, en Misiones y Formosa necesitamos fortalecer la admisión de árbitros jóvenes para la cobertura de esas competencias.

¿Cómo está trabajando la Escuela de árbitros a nivel nacional?

La escuela ha dado un puntapié importantísimo, en cuanto a la territorialización de la instrucción. La elección de diez directores regionales, uno por cada región, más sus respectivos equipos de tarea, permitió descentralizar las decisiones, e implica además atender los problemas particulares de las diferentes regiones.

Cabe recordar que de las diez regiones, tenemos cinco únicas y cinco compartidas; el NEA es una región compartida por Misiones, Chaco, Formosa y Corrientes, y esto hace a cierta dificultad, principalmente en las distancias a recorrer, hoy tenemos básquet en muchos lugares, y nos resta ahora colocar árbitros, en estos lugares. La función, entonces de los directores regionales, anhelamos nos permita llegar a esos rincones para dar respuestas a la falta de árbitros.

Si bien la zona ha promovido árbitros, en los últimos tiempos, ¿qué la hace falta al NEA, para promover un árbitro FIBA?

Si bien el NEA, tiene la promoción de Guido Estigarribia (Corrientes), como árbitro talento para FIBA, que fue presentado en su momento, luego, hubo dificultades políticas que hicieron que esto se detuviera, no la presentación sino ultimar gestiones para que se concrete.

Específicamente, lo que hace falta para llegar a esos niveles, es seguir el trabajo que se hizo en esta clínica con los árbitros del interior de Chaco, y hay un tema fundamental: el árbitro aprende en la cancha, en su performance en los torneos locales.

Hay ciertos espacios que debemos promover en Chaco. Podemos tener árbitros, pero por ahí nos está faltando competencia a nivel asociativo, en lo que es fundamentalmente en Resistencia. Esto, retrasa de alguna manera la posibilidad de promover árbitros a nivel nacional.

En relación al femenino, todavía hay pocas chicas, tenemos alrededor de cuatro árbitros mujeres, y esto genera complicación, en este sentido. Pero, en general estamos lejos aún del nivel FIBA en el NEA.

arbitros escuela federativa

El campus realizado en Chaco, fue bastante novedoso, como herramienta de enseñanza. ¿Cómo puede contribuir este tipo de propuestas al trabajo de las escuelas de todo el país?

Por identificación, por contagio. Estuvieron dando clases, porque lo importante para el funcionamiento de las escuelas es la gestión. El árbitro funciona como grupo si hay alguien que los lidere, los gestione, los organice. La idea de instalar las escuelas, es en relación directa a la formación del árbitro. Ya no se utiliza más estar leyendo las reglas, o en una estrategia meramente expositiva, hoy hay que mostrar, a través de edición de video, la performance de ellos. Los árbitros se tienen que ver, y de aquí mientras yo me conozco viéndome, permito que me conozcan mis compañeros. Todos los árbitros, de determinado nivel, suelen tener las mismas dificultades y los mismos errores. Aceleramos muchísimo el trabajo de conocimiento del árbitro, si tiene la posibilidad de observarse mediante la filmación de un partido, dirigido por él y no de otras competencias que él aún no alcanza.

Esto es lo que se hizo en este campus, y es lo más novedoso: la estrategia didáctica de enseñanza. Hoy por hoy, para ser instructor hay que trabajar en la edición de videos, y debemos preparar a los formadores: formar a los formadores para que esto ocurra, y entonces el contagio, que el modo de trabajar va a incorporar árbitros, por entusiasmo, por interés, que valga la pena ir una semana por mes a reunirse y formarse, es el puntapié inicial, el paso novedoso que realizó Héctor Wassinger en el NEA, con la ayuda de su equipo de trabajo y la Federación de Chaco. Unidos dirigentes e instructores, podemos mejorar el estamento arbitral.

Los campus de árbitros toman decisiones, no solo otorgamos licencias para aprobar, también damos malas noticias, es decir si hay árbitros que no cumplen con las expectativas, son descendidos de sus niveles.

Esto genera cierto impulso para los árbitros que están dirigiendo hace mucho, y que a pesar de no estar en su nivel, seguían dirigiendo, porque no había recambio

Así es, claramente. Si uno ve que abajo se trabaja, fuerza a salir del estado de confort, y entonces a perfeccionarse. Van a entender que deben seguir formándose, capacitándose, porque el básquetbol cambia, se hace más dinámico, por consiguiente el arbitraje debe cambiar. En razón de ello, los que ya están van a tener que poner las barbas en remojo, para no ser reemplazados tan fácilmente, por los que vienen.

Así como la tecnología atraviesa la profesión del árbitro, entrenadores, jugadores, también de a poco lo hace la sicología, como una herramienta más para la competencia profesional. ¿Cómo se da en el arbitraje en este aspecto, en relación a la capacitación?

La sicología deportiva está acaparando, cada vez más territorio. Todo el mundo saber que el movimiento mecánico no es solo lo que genera éxito, sino también ese plus emocional. Las lesiones tienen alto eco, en relación directa a lo emocional.

El arbitraje es una función que se desempeña bajo continúa presión. Es presión el tanteador, es presión ambos públicos, es presión los jugadores, los entrenadores; y esto genera situaciones de estrés, que incluso en el campo de las decisiones tienen alto impacto. En razón de eso, las estrategias de trabajo para poder pensar, es hacer talleres. Talleres con elementos disparadores, como pueden ser, situación de problemas, como pueden ser reyertas o de indisciplina, y demás. Ver ahí la reacción y trabajo individual, y también en relación al equipo arbitral. Estos factores tienen que entrar como variables, a tener en cuenta, el momento de la elección de los árbitros.

No hacemos psicoterapia, es una cuestión de rendimiento; la psicología en el deporte, es una cuestión de rendimiento. Lo emocional es un obstáculo al rendimiento, y en consecuencia hay que darle sentido. Nosotros creemos que si en un taller técnico, los árbitros pueden dar sentido a que situaciones personales, pueden estar, teniendo que ver con rendimientos profesionales, vamos a tener una primera puerta, para pensar esto: lo psicológico en el ámbito deportivo.

Por Mariana A. Alegre La Naranja está en el Aire

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *