A pesar de las ausencias, San Martín fue contundente con Boca

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

El “rojinegro” no pasó sobresaltos ante Boca y extendió su invicto de local al ganarle 102-88, más allá de no tener a Faggiano, Treise ni Aguerre, por diversos motivos. Keenan cumplió otra sobresaliente tarea, con 34 puntos, incluidos 3/4 triples. Mañana contra La Unión.

sm -boca 1

San Martín se siente sólido, luce con confianza. Máxime cuando actúa en casa. Por eso prácticamente no sintió anoche las ausencias de Lucas Faggiano, Jonatan Treise y Federico Aguerre. Se las ingenió con una descomunal actuación -otra más y van…- de Justin Keenan, con el soporte de los otros extranjeros Reynaldo García Zamora y Jeremiah Wood. Así, redujo a Boca Juniors hasta derrotarlo 102-88 y volver a pisar firme en la Liga Nacional de Básquetbol.
El elenco porteño había sido “verdugo” de San Martín en el último partido de 2017, por lo que anoche el “rojinegro” se tomó revancha y espera confiado mañana por La Unión de Formosa, un rival que pondrá a prueba su invicto como local en la temporada.
Boca largó mejor porque mostró puntería con los tiros abiertos de Gamboa y Pérez. Pero ese 6-0 del “xeneize” se fue diluyendo progresivamente porque San Martín creció a partir de su eficaz defensa. Entorpeció el armado del visitante, que no pudo generar sociedades en el ataque y entonces se sintió frustrado. Para colmo, en el “rojinegro” surgió la preponderancia de Keenan, quien no sólo impuso condiciones en la pintura sino que también castigó con un par de triples. De ese modo, el dueño de casa se quedó con el primero 20-15.
En el segundo cuarto se afianzó la postura de San Martín, que mantuvo firmeza atrás y en ofensiva hizo estragos en la pintura con el doble pivote Kennan-Wood, que se complementaron para hacer daño y cargar de faltas a los internos visitantes. Boca dependió de los lanzamientos perimetrales (Lampropoulos sumó dos triples y el juvenil Cavallero otro “bombazo”) pero lejos estuvo de inquietar. Entonces, la racha de 36-18 le permitió al anfitrión ir tranquilo al entretiempo, con una ventaja clara: 56-33.
Dio la sensación que Boca quiso revertir la pálida imagen en la reanudación del juego. Extendió la presión a todo el rectángulo y generó un par de pérdidas en primera línea para capitalizarlas mediante el contragolpe. Por eso pudo acortar un poco la brecha (60-44). Sin embargo, no tardó demasiado San Martín en reaccionar. El encargado de encender las alarmas fue Keenan, quien mostró el camino en el ataque y después tuvo un pasaje inspirado el juvenil Solanas (8 de sus 11 tantos los hizo en el tercer segmento). Así fue apagándose de nuevo Boca, más allá de los pedidos de minuto por parte de su entrenador Gustavo Fernández, quien prescindió anoche del estadounidense Keyron Sheard y puede ser un indicio de que le queda poca vida en el equipo.
Con la diferencia de 23 (parcial de 80-57) parecía que el último período era nada más que una obligación reglamentaria. De antemano el técnico cordobés Sebastián González se dio el lujo de rotar durante buenos minutos con todos los juveniles porque Boca fue indolente, más allá de la soberbia labor en ofensiva del griego Lampropoulos (terminó con 31 puntos y 5/6 triples). Lejos de pasar sobresaltos, el “rojinegro” cerró a toda orquesta con las penetraciones de García Zamora y alguna que otra volcada de Wood para redondear un nuevo triunfo ante su público.

Crónica Carlos Zeniquel. Foto: Briant Breard Prensa San Martín

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *