Tras lo graves incidentes en el Provincial U19 de Tucumán. El llamado a la reflexión

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

El dirigente, Bruno Borges, vicepresidente de la Asociación Tucumana de Básquetbol fue suspendido por nueve meses, y podrá ingresar a ninguna cancha por el término de un año, tras agredir a un arbitro en un partido del Provincial U19 de Tucumán. Dos jugadores recibieron 10 fechas, y el club fue suspendido 120 días.

36973626_1715114868604769_8955567528730427392_n

Los hechos se sucitaron en el encuentro entre el club Barrio Jardín, del cual es dirgente Borges y Tucumán BB, por el provincial U19. El dirigentes, según el relato del árbitro agredido Pablo Flores, lo increpó tras el juego, y luego lo golpeó en el rostro con una trompada. Tras el intento de dos dirigentes de resguardar a los colegiados, el dirigente ingresó al vestuario, y continúo la agresión de forma verbal y a empujones. Los jugadores U19 del club Barrio Jardín se sumaron al intento de agresion, por lo cual dos jugadores del plantel fueron sancionados con 10 fechas de suspensión. La institución fue suspendida por 120 días, en todas sus categorías.

Teniendo en cuenta la gravedad de las acciones del dirigente, el contexto (un juego de categorías formativas), queda reflexionar si una persona que lleva adelante tales acciones puede continuar como dirigente en una institución de cualquier índole. Y también lleva a reflexionar el ejemplo violento y las acciones a las que se arrastra a los menores, siendo esto solo un deporte, solo un partido de básquetbol.

No a la violencia

En Chaco, durante la definición del Provincial U19, padres de una de las instituciones participantes (Hindú), buscaron ingresar a la cancha tras el desacuerdo con un fallo arbitral, insultaron e intentaron agredir al Presidente de la Federación, y uno de ellos espero al entrenador de Italiana que se retiraba junto a sus hijos de la cancha, para insultarlo. La reacción de los jugadores de Hindú, fue en primer lugar,  intentar contener a su entrenador que ingreso a la cancha increpando de forma inapropiada a los árbitros, y a los padres para que no ingresen. Y luego hacerse cargo del juego que estaban disputando y del juego que les restaba jugar. Si bien algunos se enojaron y exaltaron, otros lograron contener a sus mayores.

Nos queda la reflexión,a los adultos sobre dónde queremos que se desarrollen nuestros hijos. Los chicos de las categorías formativas realizan un deporte, donde además de competir adquieren valores. El desacuerdo con las acciones arbitrales deben seguir las vías de reclamo que existen, nunca la violencia: verbal o física puede justificarse como accionar “ante una injusticia”. Este tipo de conducta crece cada día más, para luego, nosotros los adultos, decir que son los chicos los que “se han vuelto violentos” .

Erradicar la violencia de cualquier ámbito es tarea de todos, al igual que en el deporte: periodistas, padres, dirigentes, árbitros, entrenadores, jugadores. Porque es el lugar donde se están formando los niños y jóvenes.

36713562_1708009829315273_816264191076728832_n

36774767_1708010149315241_2137765614477901824_n

36973626_1715114868604769_8955567528730427392_n

Fuente de documentación Basquet Tucumano

La Naranja está en el Aire.

 

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *