Interesante reflexión: ¿mini basquet competitivo? y ¿cómo llevan la competencia los adultos?

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

Una interesante columna de opinión que plantea una cuestión que poco se debate, o al menos con seriedad y profundidad: la competencia en el mini basquet. Genera preguntas que quizás poco se hacen, y que tienen un alto impacto no solo en el mini: cómo llevan la competencia los adultos: padres y entrenadores.

minibasquet-chaco

La base, como en casi toda actividad, es la clave para el posterior éxito. En el caso del básquetbol la base es el minibásquet.

Hay muchas preguntas que vale la pena responder seriamente y no darlas por sentadas. Muchas veces en nuestro afán de creernos dueños de la verdad determinamos cuestiones o repetimos argumentos que no están probados y que por lo menos sería saludables ponerlos arriba de la mesa.

Existen 3 cuestiones que siempre aparecen en la conversación de un entrenador o muchas veces de los propios padres.

¿El minibásquet es para que los niños se diviertan?

¿El minibásquet es para que los niños aprendan?

¿Pueden competir los niños en minibásquet?

Qué los niños se diviertan
La primera pregunta todos los entrenadores responderían que sí. Es fundamental que los niños se diviertan sobre todo para que se enamoren del deporte y compartan con sus compañeros. Nadie quiere niños aburridos y que al poco tiempo abandonen la práctica del deporte.

La segunda pregunta también todos responderíamos que sí. Es la clave de todo esto, los entrenadores no somos payasos que buscamos que los niños únicamente se diviertan sino nuestra misión fundamental es que aprendan la práctica del deporte.

Ahí surge otra pregunta. ¿Se puede enseñar técnica y perfeccionarla sin aburrir? Es un tema para debatir en otro momento.

Competencia en minibásquetbol
La cuestión de este pequeño debate que abrimos surge con la tercera pregunta. ¿Es sana la competencia? ¿Sirve para el desarrollo del jugador? ¿Pueden aprender y divertirse a la vez que compiten?

La competencia por sí sola no es buena ni mala, la cuestión es que hacemos con ella. Los adultos somos los que generalmente le agregamos las cuestiones negativas y no los niños. Es más, ellos compiten todo el tiempo, hoy en día jugando al playstation, antes con una bolita, escondida, carrera o como quieran llamarle. Sí me preguntara creo que los niños saben competir mejor que los adultos, ellos aceptan la derrota. Seguramente se frustren, pero también seguramente le den la mano al rival y a los cinco minutos se olvidaron de que perdieron y estén jugando a otra cosa felices nuevamente.

El problema lo tenemos nosotros, los adultos. Entrenadores y padres no sabemos perder. No sabemos manejar la frustración de nuestros alumnos o hijos. No podemos aceptar que otros niños sean mejores como si eso fuera un problema.

Tampoco sabemos aceptar que nuestro jugador o hijo sea mejor. Sí un niño es bueno le llenamos la cabeza con fantasías o con presiones que ellos solos no se las colocan. Los ponemos los adultos en esa situación.

Muchos dirían que es una locura llevar tabla de posiciones y puntos en el minibásquet. Dirían que está loco el que lo propone. ¿Basándose en qué? Seguro que nada comprobable. Es más, podríamos tomar ejemplos de que los países donde el básquetbol es potencia como Estados Unidos y España se llevan puntuación en los partidos y campeonatos súper competitivos y muchos de ellos televisados.

Según lo que dirían aquí eso hace que los niños no aprendan o que sufran. Me sería difícil pensar que los niños uruguayos aprenden más fundamentos que los niños españoles o estadounidenses o que ellos no saben perder y nosotros sí. Me animaría a decir que, todo lo contrario.

El problema es de los entrenadores
Otra afirmación que seguramente se haría es que los entrenadores utilizarían artilugios como zonas defensivas, sistemas ofensivos a temprana edad, etc. para poder obtener una victoria. El problema ahí pasa a ser el entrenador. Seguramente un entrenador que haga eso está poco formado, no entiende su función y tampoco entiende que tendrá más posibilidad de ganar entre más fundamentados estén sus jugadores.

El tema es complejo. Estaría bueno debatirlo en serio. No dar por sentada una posición sin antes debatirla y analizar qué es lo mejor para nuestro básquetbol. ¿Se podrá?

Una idea innovadora
Intercambiando con el gran Álvaro Martin relator de ESPN nos dio una idea innovadora y muy interesante.

“Soy partidario de llevar un reloj, que en vez de descontar segundos, los contase. Contase los segundos en que un equipo juega bien, sin cometer infracciones, y sin dejar de hacer la jugada apropiada.
El reloj estaría en constante re ubicación a cero, pero el equipo con el tramo de basquet sin tacha mas largo es quien ‘gana’ el partido. Los entrenadores se encargan de definir cuando se comete un error. Quedaría prohibido declarar un tiro al aro errado como error. De esa manera, los pibes comienzan a pensar el juego y a leerlo desde temprano. Se concentran en hacer lo correcto, por el mayor tiempo posible”

Fuente: Ligauruguaya.com Foto: Osbaldo Martin (archivo)

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *