Salta Basket. Lisandro Fernández: “Pasar por San Lorenzo fue la decisión correcta”

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

El joven de 20 años, oriundo de Cañada de Gómez -Santa Fe-, sigue entrenando a la par de sus compañeros en Los Infernales. Tras una larga y dura pretemporada los tiempos se acortan y las ganas de saltar al rectángulo de juego crecen. Sin embargo, y pese a la ansiedad, Lisandro Fernández es consciente que falta poco y tienen que llegar de la mejor forma. “Estamos tranquilos, sabiendo que pronto comienza la temporada”, apuntó. Salta Basket debutará en La Liga Argentina el próximo viernes 19 del corriente mes como local recibiendo a Hindú Club de Chaco.

lisandro Fernandez 1

“En lo personal estoy muy bien, después de varias semanas de pretemporada donde entrenamos con el profe Rafa –Padilla-. En lo colectivo se formó un lindo grupo, estamos forjando una amistad y lo que vayamos a hacer tratamos que sea en conjuntos”. El joven experimenta nuevas formas de vivir y compartir con un equipo profesional de básquet, luego de tres años en las instalaciones de una de las franquicias más importantes del país como San Lorenzo, Fernández desembarcó en Salta para buscar sumar minutos de juego y empezar a foguearse en el alto rendimiento.

 “Para mí todo esto es nuevo, estuve hace tres años como ficha juvenil en San Lorenzo y ahora con todo este cambio en Salta –ficha U23- me genera muchas ganas de seguir trabajando, aprendiendo y sobre todo que comience la temporada”, señala el jugador surgido en Sport Club Cañada de Gómez donde inició a dar sus primeros botes a los cuatro años.

 Volviendo al debut de Los Infernales el viernes 19 del corriente mes en el Delmi, el jugador apuntó: “Pasó un tiempo considerable de pretemporada y todos queremos jugar, demostrar. Pero estamos bien, la competencia arranca el 19 de este mes y tenemos que hacerlo de la mejor manera. Pudimos jugar algunos encuentros amistosos y empezar a fusionarnos como equipo y eso es muy bueno”.

– ¿Cómo fue la decisión de tener que alejarte aún más de tu lugar de origen, de tu familia?

 Fue un cambio muy grande, una decisión difícil pero así es el deporte profesional a veces te toca estar cerca de tu casa y familia y otras, como ahora, lejos a más de 1.900 kilómetros. Pero estoy muy bien en la ciudad –Salta-, es hermosa con muchos lugares para recorrer y conocer. A veces tenés que salir de tu zona de confort para experimentar nuevas vivencias y empezar a trazar un futuro. La verdad que en Salta me siento muy bien.

 – ¿Qué significado tiene la disciplina hoy para vos, qué lugar ocupa en tu vida?

 Hoy el básquet es todo. Estoy a más de 1.900 kilómetros de mi casa y me encuentro en un momento donde todo gira alrededor del básquet, muy enfocado en todo esto. En un corto plazo me gustaría ser un jugador importante con protagonismo en los clubes donde me toque estar.

– ¿Dónde comenzaste a picar una pelota de básquet?

 Empecé a los cuatro años en Sport Club Cañada de Gómez, la ciudad donde nací. Jugué hasta los 17 años que me ficho San Lorenzo.

 – ¿Siendo tan joven, cómo fue llegar a un club como San Lorenzo?

 Cuando fui no estaba armado como ahora, recién empezaban a organizar lo que es hoy una gran institución. Actualmente es el club que todos ven y donde todos quieren ir. Pero sí, pasar de mi club, estar en mi casa, donde jugamos el ex TNA, a jugar a La Liga fue un paso muy grande. Conocía al entrenador Carlos Duró y me pareció la decisión más correcta.

 – ¿Crees que fue la decisión correcta?

 Sí. En san Lorenzo tuve la posibilidad de aprender de terribles personas, terribles jugadores. Todo el día rodeado de gente que hace 30 o 40 años está en el máximo nivel y ganaron todo. Una experiencia que ningún otro club me la hubiera dado, me parece. Quizás si hubiera tomado otra decisión, quién sabe, estaría jugando La Liga o el TNA (hoy conocido como La Liga Argentina) en otro club con más protagonismo. A pesar de esto último, que uno nunca sabe qué hubiera pasado, fue la decisión correcta.

El escolta o alero de 1,93 metros de altura, quien tuvo buenas actuaciones en los amistosos disputados en La Banda, Santiago del Estero, y en el Delmi frente al Tribuno Básquetbol, espera paciente su momento, tiene las cualidades personales y deportivas para sumar y lo sabe. Mientras, y fuera del mundo naranja, se distrae jugando a la play como algunos de sus compañeros, sobre todo los más jóvenes. “También me gusta compartir, tomar unos mates y salir a conocer la ciudad. Al estudio universitario lo tengo un poco de lado pero en algún momento voy a arrancar. Por ahora estoy enfocado en tratar de rendir al máximo con Salta Basket”.

 

Fuente: Prensa Salta Basket

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *