El que pisa fuerte, deja huellas

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

El 22 de abril, se conmemora en Argentina el Día del entrenador de Básquet, en honor a Leon Najnudel, a quien todos llamamos el “padre de la Liga Nacional”. La Naranja está en el Aire

A lo largo de mi carrera he conocido muchos entrenadores, de todo tipo. He tenido el privilegio de entrevistar a muchos de los grandes entrenadores argentinos, que no siempre fueron los de equipos grandes o famosos. He visto como lloraban con una derrota, como acompañaban a sus jugadores (grandes o chicos), les daban de comer en sus casas, para que no entrenaran con la panza vacía a algún reclutado, o se preocupaban de que estudien. Las horas no pagadas ( o no tan bien remuneradas) de trabajo fuera y dentro de una cancha. Entrenadores que fueron humildes más allá de sus coronas, y dejaron que sus trabajos hablaran. Entrenadores que buscaron generar proyectos más allá del éxito profesional, sino por el simple hecho de que haya chicos en el deporte, en el básquet, fuera de la calle.

Entrenadores que son padres, sicólogos, que participan de la rifa del club, o hacen las hamburguesas, entrenadores que se pagaron sus pasajes y gastos para dar clínicas en lugares donde todavía hay mucho por hacer, sin discriminar si es femenino o masculino.  Y entrenadoras también.

Elegí esa foto de tapa, porque es muy difícil poner a un solo entrenador, y hoy también es el cumpleaños de una gran persona, un gran jugador, que comenzó a sembrar como entrenador eso que trasmitía en la cancha: Luis Pikaluk. Lucho, como León se fue demasiado temprano de este mundo, pero dice un dicho que “por muy corto que sea el paso, el que pisa fuerte deja huella”

 

“Hay una frase de algunos entrenadores que repudio totalmente: Yo hice a tal jugador, dicen, y pretenden demostrar que dieron a luz a un jugador de básquetbol. Es una gran mentira, porque el jugador es hijo de tres factores, ordenados según su incidencia: sus aptitudes potenciales (lo que trae de la cuna), el medio interno en que se desarrolla y la influencia de su entrenador”.
León Najnudel

Mariana A. Alegre

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *