El norte tiene su primera oficial de mesa FIBA

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

Salteña de pura cepa. Rocío Maricarmen Chocobar es la primera oficial de mesa FIBA (Federación Internacional de Básquetbol) de la región NOA y una de las pocas a nivel nacional. Jugadora de básquet pero sobre todo una apasionada del deporte de la naranja. Su niñez y adolescencia transcurrieron en el mundo del básquet. “Siempre viví en un ambiente donde se respira básquet, mis abuelos fueron dirigentes de la Asociación Femenina durante 15 años, mi mamá estuvo dentro de la dirigencia del básquet en los clubes toda su vida”, le contó a la web salteña Cien por Ciento Básquet la protagonista.

 

A los 5 años comenzó a botar una pelota en Villa Soledad, “hice parte de mi niñez y adolescencia en el Club General Paz. Después volvió a Soledad en el 2009 y al año siguiente me fui para Villa Belgrano donde jugué ocho años. Ahora volví a General Paz y es como volver a casa”.

¿Por qué te metiste como comisionada técnica de básquet?
- Empecé siendo oficial de mesa por una necesidad, para colaborar con mi mamá -Nancy Chocobar- que era dirigente de Belgrano y necesitaba tener oficiales de mesa. Por eso decidí capacitarme y emprender este camino. En Salta hice el curso ENEBA con Sebastián Saborido, así pude obtener el título de entrenadora Eneba Nivel 1, y de esa forma fui creciendo y aprendiendo en esta disciplina.

¿Al margen de esa necesidad, siempre estuviste ligada a este deporte?
- Sí, viví siempre en un ambiente donde se respira básquet, mis abuelos fueron dirigentes de la Asociación Femenina por más de 15 años, mi mamá fue dirigente en el básquet local en los clubes toda la vida.

¿Al estar tan metida en el universo naranja local, uno imagina que viste primera la necesidad que hay de capacitarse y segundo poder aportar tu granito de arena?
- Como jugadora viví muchas experiencias, también desde ese rol observe la necesidad de que las personas se capaciten en cada uno de los roles que les toca ocupar. Por eso hice cursos, primero por la necesidad de ayudar a mi mamá y después porque me gustó. Hace dos años, Romina López -árbitro de básquet- me llamó para comentarme que había obtenido un muy buen puntaje en el examen para oficiales de mesa. Me preguntó si me animaba a hacer el curso de oficiales de mesa FIBA y le dije que sí, era un desafío muy grande.

¿Y cómo te fue?
- Hice el curso, fueron ocho módulos y cada uno tenía un test al comienzo y otro al final. El último test tenía 80 preguntas de las cuales para aprobar tenía que meter 71 y respondí 74 bien. Fue una alegría inmensa, recuerdo ese momento y se me pone la piel de gallina. Fueron tres meses y tuvo que hacer un curso acelerado de inglés para entender todo, así poder aprender y traducir lo que me enseñaron.

¿Cuándo y cómo fue tu debut como comisionada técnica?
- Fue en el Argentino U15 del año pasado. En ese momento era mucho el trabajo para el certamen nacional, la provincia tenía solo tres comisionados. La gente de la CABB (Confederación Argentina de Básquetbol) y la Federación Salteña se reunieron para ver quiénes estaban capacitados. Era la única oficial de mesa FIBA del Norte y me llamaron. Hice 10 partidos en ese torneo, en el primer juego como comisionado me fue mejor de lo que esperaba, los nervios estuvieron desde ese primer partido hasta el último. Fue una sensación hermosa, adquirir experiencia y aprendizaje tanto de los árbitros como de mis compañeros oficiales de mesa y el resto de los comisionados. En cada partido aprendí cosas nuevas.

¿Alguien te orientó e influyo en vos para emprender el camino que hoy transitas en el básquet?
- Si, Álvaro Butureira (comisario técnico de FIBA) fue quien me empujó a que siguiera por este camino. Tuve la suerte de conocerlo en el Sudamericano y haber podido hablar horas con él, escuchar sus consejos y sobre todo que me diera el ´ok´ y hacerme ver las condiciones que tengo para crecer en esto. Además y sobre todo la influencia de mi familia, quienes me apoyan permanentemente.

¿Te imaginaste ser comisionada técnica?
- Jamás, siempre fui jugadora. Hace unos años hice el curso ENEBA 1 para poder colaborar con mi mamá que en ese momento era dirigente en Villa Belgrano. Me hice oficial de mesa para darle una mano, y después de ser oficial de mesa FIBA me agarro la curiosidad y las ganas de seguir creciendo. Decidí ser comisionada técnica y fui a rendir a Buenos Aires, una gran oportunidad que me dio la Federación Salteña de Básquetbol y la Escuela de Árbitros de Salta.

¿Los títulos que tenes te habilitan para estar en qué tipos de competencias?
- Por ahora todas las organizadas por la Federación Salteña y la CABB. Tanto nacionales como locales. En el Torneo Federal y el Regional.

El contexto que viene atravesando la disciplina en Salta ayuda no solo al deporte sino a personas que como vos se capacitan y lo aprovechan para crecer. ¿qué opinión tenés al respecto?
- Sí, el crecimiento del básquet desde hace algunos años a esta parte ayudó no solo a que la disciplina crezca sino a que quienes estamos interesadas en aprender, capacitarnos y crecer no se nos haga tan difícil.

¿Cuál es la función de una comisionada técnica en un partido de básquet?
- Desde el momento de la designación estamos en contacto con los árbitros. Varias horas antes que inicié el partido ya estamos en la cancha. Una vez que estamos en el estadio verificamos la infraestructura (vestuarios, sanitarios), observamos cómo está el equipo visitante. También fiscalizamos los aros para que cumplan con las medidas reglamentarias. Controlamos el cronómetro, la prueba de 24 segundo, las bocinas y las señales luminosas entre otros aspectos.

¿Seguís siendo jugadora?
- Mi prioridad siempre fue jugar. Lamentablemente el básquet en el Norte está muy alicaído y no hay objetivos claros para la competencia. Igual, yo sigo jugando a nivel local y es por eso que también me doy la oportunidad de estar del otro lado.

¿Es complicado desempeñarse en un ambiente donde la mayoría son hombres?
- Sí, complicado. El trabajo es doble pero tampoco son egoístas mis compañeros comisionados del norte. Por suerte tengo el apoyo de gente que me conoce de ser jugadora y también desde lo personal ya que son amigos de la familia como Néstor Silva de Tucumán o Rodolfo Janco de jujuy. A pesar de ser de otras provincias son los que más me apoyan dentro de este ámbito. Y, sin dudas, quien me ayudó desde el momento cero fue Romina López.

¿Cuáles son tus objetivos y sueños?
- Mi primer objetivo es poder abrir un lugar a las mujeres en estas tareas que hasta el momento fueron netamente masculinas y que estas actividades se abran para todos los que tengan la capacidad de hacerlas y no sólo para un grupo cerrado. Mi gran objetivo es poder llegar a ser primer comisionada técnica nacional y poder transitar también en el ámbito internacional.

FICHA PERSONAL

Nombre: Rocío Maricarem Chocobar
Edad: 27 años, de Salta capital
Cursos y títulos: Entrenadora ENEBA 1, oficial de Mesa Federativo, comisionada Técnica a nivel Federativo y oficial de Mesa FIBA.

Fuente: cienxcientobasquet.com

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *