Recordar a León, y las bases de la Liga, para mirar hacia el futuro

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

El 22 de abril se conmemora en Argentina el día del entrenador de básquet, en memoria de León Najnudel «el padre de la Liga Nacional». Fue jugador, entrenador, pero principalmente alguien que buscó hacer crecer el básquet argentino, en base a premisas simples y objetivos claros, que -muchas veces- no contaron el apoyo de dirigentes.

leon2

 

León falleció el 22 de abril del 98 a los 56 años. «el padre de la Liga Nacional», «un visionario», «un adelantado a su tiempo», o como coinciden muchas personas «el personaje más importante del básquetbol argentino»* (definición de Alejandro Pérez).

Con la grandeza que lo identificó siempre, León Najnudel nunca dejó de aclarar que él no inventó la Liga Nacional. Se empeñaba en remarcar que solo se limitó a impulsar el modelo que se utilizaba en Europa, para que se implementara en Argentina. Eso fue lo que él había visto e investigado en sus viajes por países mejor organizados.

Estas fueron declaraciones suyas publicadas en distintos medios entre 1982 y 1983, cuando comenzó a recorrer el país pregonando que se debía cambiar la estructura competitiva y organizativa del básquetbol argentino.

El básquet para León en sus palabras

“Conviene aclarar: la Liga Nacional no excluye a nadie, no divide ni resta, si no que suma. Su implantación como estructura competitiva no significa que alguien va a desaparecer; al contrario, juegan todos y en todos lados del país”.

“La estructura de la Liga de estar dividida en tres: una Liga A con 16 equipos, una Liga B con 48 equipos repartidos en tres zonas geográficas y una Primera Regional en la jurisdicción de todas las federaciones”

“El principal interés de este proyecto está puesto en el jugador. Qué cosas hay que hacer para el desarrollo del jugador, que es el elemento más importante del juego. No hay nada más importante que él, ni nosotros los entrenadores, ni los árbitros, nadie. Y el segundo elemento a tener en cuenta es el público: el interés del público. Es decir, buscar que mucha gente se interese en querer ver este tipo de espectáculo, para que después se solvente solo”.

“El objetivo clave es el interés que se pretende despertar en una gran masa de chicos para que jueguen al básquetbol. Cuanta mejor calidad tenga la élite, más se ampliará la base para que nazcan nuevos basquetbolistas, que es lo que todos pretendemos. A su vez, a cuantos más chicos lleguemos, mayores posibilidades habrá de cumplir con la auténtica meta del juego: la educación, fin real del deporte”.

“¿Por qué digo que deben ser los clubes los que manejen la Liga? Porque los que ponen la pelota, los que ponen la cancha, los que ponen el entrenador, los que alimentan a los jugadores. Las asociaciones y las federaciones sólo representan a esos clubes. La Liga Nacional tiene que ser una competencia exclusiva de quienes la juegan, es decir los clubes. Ellos la tienen que organizar”.

“A los entrenadores se los debe juzgar por una trayectoria y no por un lapso corto, eso me parece imprudente. Se debe evaluar qué logró y le dejó al club después de su trabajo. No es un burro el que pelea el descenso, ni un fenómeno otro que gana 15 partidos”.

En este día, recodar a todos los entrenadores y entrenadoras, principalmente aquellos que además de ejercer su profesión, han apostado a través de su espacio, que sus clubes y sus jugadores se desarrollen.

Fuente: El Gráfico, ADC, ESPN

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPuedes compartir esto en tu red social...

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *